Cargando…

A 100 años de la primera gran nevada

Para los que vivimos en lugares donde la nieve no es frecuente, cualquier presencia de copos es una “gran nevada”.  Tal es así que no hay invierno en el que no recordemos el 9 de julio del 2007 y resurjan fotos de aquel día. Pero ésta, si bien es la más recordada, no fue la primera nevada de la que se tienen registros.

 

Hace 100 años, la ciudad de Buenos Aires también se tiñó de blanco. Los relatos no se ponen de acuerdo si este fenómeno comenzó cerca del mediodía o durante la tarde, pero todos coinciden en que aquel sábado 22 de junio de 1918 la intensidad de la nevada, por momentos muy intensa,  los obligó a buscar refugio. Las temperaturas continuaron bajando y la nieve comenzó a acumularse, formando una capa de hasta 15 cm de altura.

 

Según los reportes meteorológicos oficiales de esa época, desde comienzos de mes de junio se observaban sucesivos ingresos de aire frío. El día  22 las temperaturas mínimas fueron de -1.4°C y las máximas de 9°C solamente. El 23 las condiciones no mejoraron. El termómetro llegó hasta los -2.1°C y las máximas apenas alcanzaron los 4,3°C.

 

El invierno 1918 está muy presente en la mente de los interesados por la meteorología. La nieve no fue lo único que lo destacó. Si bien en la Ciudad de Buenos Aires hubo varios días con temperatura bajo cero, el 9 de julio de aquel año (1918) reportó -5.4°C, el valor más bajo para esta localidad, récord que se mantiene hasta hoy.  

 

Los reportes de nieve no sólo llegaron desde Capital Federal. Muchas localidades del Sur de la provincia de Santa Fe, de Buenos Aires y de Entre Ríos también fueron testigos de este fenómeno entre el 22 y el 23 de junio de 1918. Incluso se encuentran referencias de algunos casos aislados en la provincia de Corrientes.  

 

 

 

Galería de imágenes: