23 de marzo, Día Meteorológico Mundial | Servicio Meteorologico Nacional.

23 de marzo, Día Meteorológico Mundial

El 23 de marzo se celebra el Día Meteorológico Mundial, en conmemoración de la creación  de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Durante la fecha, en todo el mundo se realizarán acciones para llamar la atención sobre el rol fundamental de los servicios meteorológicos nacionales para anticipar las amenazas meteorológicas en el escenario de cambio climático.


El 23 de marzo se celebra el Día Meteorológico Mundial, en conmemoración de la creación  de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en 1950. Durante la fecha, en todo el mundo se realizarán acciones para llamar la atención sobre el rol fundamental de los servicios meteorológicos nacionales para anticipar las amenazas meteorológicas en el escenario de cambio climático.

 

En su mensaje a la comunidad, el Presidente de la OMM, Petteri Taalas expresó: “Ya comenzamos a ver los impactos económicos de los fenómenos meteorológicos. Por ejemplo, la última temporada de huracanes en el Caribe fue la más cara de la historia, generando daños por 215 mil millones de dólares. En el reciente Foro Económico de Davos se estimó que los problemas que afectarán a la economía mundial serán los vinculados a las amenazas naturales.”

 

Además agregó: “De los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, 10 están vinculados al tiempo, al clima y al agua. Así que resulta apremiante acrecentar los servicios meteorológicos de los países miembros de la OMM, tanto en el caso de los servicios de alerta temprana, como de los servicios climáticos e hidrológicos. Esa es la mejor manera de adaptarse al cambio climático.”

 

La OMM es el organismo de las Naciones Unidas que reúne a todos los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos del mundo y coordina las actividades de medición, intercambio y aplicación de la información sobre el tiempo, el clima y el agua en todo el mundo. 

 

Cada año, la OMM adopta un lema que orienta las acciones de los 191 Servicios Meteorológicos que la integran. Este año el lema es “listos para el tiempo, preparados para el clima”.

 

“Listos para el tiempo, preparados para el clima”

 

Los fenómenos meteorológicos de efectos devastadores existen desde siempre. No obstante, el cambio climático está trayendo consigo un incremento en la intensidad y frecuencia de algunos de ellos. En el 2017 ocurrieron numerosos desastres vinculados a fenómenos extremos, desde los poderosos huracanes en el Atlántico y el Caribe, hasta las graves inundaciones en el oeste de África, Sri Lanka y en el sur de Sudamérica.  Se estima que las tormentas severas, las sequías y las inundaciones pueden impactar negativamente en un 30% del PBI de los países en desarrollo.

 

Las comunidades que carecen de infraestructura y de adecuados sistemas de alerta temprana están particularmente expuestas a las amenazas que el sistema climático nos presenta. Así, cuando estas amenazas se ciernen sobre comunidades expuestas, emerge el concepto de riesgo; y si la población tiene un alto grado de vulnerabilidad, entonces será mayor el riesgo de desastre.

 

El problema de la amenaza meteorológica sobre poblaciones expuestas y vulnerables, se enfrenta,  en el corto plazo, con las denominadas políticas de gestión del riesgo de desastres. En el largo plazo, el problema de la amenaza meteorológica sobre poblaciones expuestas y vulnerables, se enfrenta con políticas de adaptación al cambio climático. Es decir que, tanto la gestión del riesgo como la adaptación al cambio climático, son respuestas que las comunidades deben pensar y desarrollar para enfrentar las amenazas meteorológicas en todas sus escalas.

 

En el lema “Listos para el tiempo, preparados para el clima” los Servicios Meteorológicos del Mundo, reunidos en la Organización Meteorológica Mundial, instamos a las comunidades y gobiernos a fortalecer las acciones destinadas a mejorar los sistemas de alerta temprana; a trabajar de manera integrada con los organismos de protección civil en la gestión del riesgo; a desarrollar políticas orientadas a reducir la exposición y la vulnerabilidad de las poblaciones; y a diseñar mecanismos de adaptación al cambio climático y aumentar la resiliencia de las personas y las comunidades. Solo así podrán evitarse mayores pérdidas humanas y económicas a escala global.

 

Desde el Servicio Meteorológico Nacional nos sumamos a este lema, contribuyendo desde nuestro saber científico en todas las escalas de la problemática. Estamos comprometidos con la mejora de los sistemas de alerta temprana de eventos severos, para fortalecer la gestión del riesgo a nivel nacional. A la vez, con nuestra red de estaciones que miden el estado del tiempo desde hace más de 100 años, aportamos al país y al mundo los datos imprescindibles tanto para dimensionar los fenómenos meteorológicos, como para comparar las variables climáticas y poder afirmar, con el rigor científico indispensable, que los eventos extremos son cada vez más frecuentes y que el cambio climático es una realidad que también puede ser vista como una oportunidad, si sabemos cómo emplear esta información.