Alertas | Nueva incorporación para el frío en el SAT- Temperaturas Extremas | Servicio Meteorologico Nacional.

Alertas | Nueva incorporación para el frío en el SAT- Temperaturas Extremas



El Sistema de Alerta Temprana sigue creciendo y ahora incorpora un nuevo alerta por frío. Esta herramienta se agrega a los alertas por calor y advertirá a la población y los sistemas de salud sobre los periodos prolongados con temperatura muy baja. 


 




Desde esta semana, el Sistema de Alerta Temprana (SAT) del Servicio Meteorológico Nacional contará con una nueva herramienta para advertir sobre las bajas temperaturas: SAT- Temperaturas extremas por frío. Este sistema funcionará de manera automatizada para todo el territorio nacional, con niveles de peligrosidad indicados por colores. Se actualizará diariamente, aproximadamente a las 19h, de manera similar a los ya conocidos SAT- Temperaturas Extremas por calor.

 

Las situaciones de temperaturas extremas, ya sean de frío o de calor, generan efectos sobre la salud de la población que se ven reflejados en los registros de hospitalizaciones y de mortalidad. Por eso es indispensable contar con un sistema de alerta temprana que pueda advertir a la población y a los sistemas de salud acerca de la persistencia de temperaturas extremas, para que puedan implementarse medidas de respuesta y protección. 

 

Los estudios muestran que el impacto de las bajas temperaturas sobre la salud se evidencia con posterioridad a los eventos de frío, y que persiste incluso hasta los 14 días posteriores al descenso térmico. 

 

El Sistema emite alertas para todo el territorio continental argentino, incluyendo las Islas Malvinas, y se basa en los datos estadísticos de las estaciones meteorológicas donde se calculan las condiciones necesarias para que se activen los distintos niveles de alerta. Se actualiza alrededor de las 19h y tiene validez para las 24h siguientes. Considera las temperaturas máximas y mínimas observadas en los días previos, las del día en que se emite se actualiza el sistema y el pronóstico de las temperaturas máxima y mínima de los siguientes días. Con esta información el sistema calcula el nivel de alerta correspondiente. 

 

Los alertas por temperaturas tienen la particularidad de informar sobre valores extremos y/o persistentes que pueden ser peligrosos para la salud de las personas. Según los estudios realizados en este campo, se necesita una persistencia de al menos 3 días consecutivos de temperaturas extremas para que el calor afecte la salud, pero solo 1 día muy frío para que las bajas temperaturas sean peligrosas. 


Temperaturas extremas y ola de frío

 

Mundialmente no existe un criterio uniforme para definir una ola de frío. Sin embargo hay consenso en que es un período de varios días consecutivos con temperaturas extremas. El Servicio Meteorológico Nacional de Argentina (SMN) las define como el período en el cual las temperaturas máximas y mínimas son inferiores o igualan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, al percentil 10, calculado a partir de los datos diarios durante los meses de abril a septiembre (semestre frío en el hemisferio sur) del período 1961-2010. Además, define un día frío (DF) cuando las temperaturas máximas y mínimas de ese día son inferiores o iguales al percentil 10 en forma simultánea.

 

La evidencia sugiere que los efectos en la salud de las olas de frío (OF) son más pronunciados en climas templados. Dada la extensa geografía de la República Argentina, el país presenta una gran variedad de climas, por lo que las OF presentan diferentes características -intensidad, duración y frecuencia de ocurrencia- a lo largo y ancho del país. La mayor frecuencia de las OF se da en el mes de julio, seguido por los meses de junio, agosto y mayo.

 

Con respecto a la duración de las OF, principalmente son de 3 a 5 días, pero pueden encontrarse casos más extensos, como fue en Comodoro Rivadavia que en julio de 2001 presentó una OF de 11 días. Por otro lado, la distribución espacial de la frecuencia de las OF es muy variable, se presenta una menor cantidad de casos en las ciudades del noroeste argentino y en la zona cuyana, y una mayor cantidad de casos hacia el noreste, este y sur del país.