Cargando…

Cuando acecha el Pampero

En nuestro país existen vientos con determinadas características que impactan en la población. El Zonda, la sudestada y el Pampero son los más conocidos, al menos en su región de ocurrencia.

 

Seguramente oíste hablar del “Pampero”. Está presente en refranes y dichos populares, poemas y cuentos. Despreciado por sus ráfagas pero aclamado por muchos en los días calurosos.

 

El Pampero es un viento que se produce por el pasaje de un frente frío en la zona central de Argentina. Se caracteriza por ser rafagoso y provocar un brusco descenso de temperatura y de humedad. Por eso, podemos definirlo como un viento frío o fresco -según la estación del año en que ocurre- y muy seco, que sopla con ráfagas del sur o sudoeste.

 

Su sequedad se debe a que pierde la humedad al cruzar la cordillera de los Andes, provocando precipitaciones del lado chileno. En algunas situaciones particulares, también genera tormentas en las llanuras pampeanas y, en este caso, se lo denomina “pampero húmedo”. En el caso contrario, se dice que el pampero es seco y puede generar tormentas de polvo.

 

Muchos de los refranes populares que escuchamos carecen de validez científica,  pero otros pueden explicarse por el comportamiento de la atmósfera.

 

Previamente al pasaje del pampero, suelen registrarse vientos bastante intensos del sector norte, lo que dió origen al dicho popular “norte duro, pampero seguro”.

 

La meteorología detrás del Pampero

 

La situación sinóptica previa al Pampero comienza con el avance de un frente frío sobre el norte de la Patagonia, procedente del Océano Pacífico Austral. Como lo mencionamos al comienzo de la nota, el frente deja casi toda su humedad en la cordillera de los Andes, e ingresa al país como aire muy seco.

 

Mientras tanto, sobre las extensas llanuras argentinas predomina aire más cálido y húmedo.

A medida que el frente avanza, los vientos se intensifican y rotan con dirección del sur y disminuyen la temperatura al cambiar la masa de aire. Unas horas después, el frente frío se desplaza hacia el norte, reemplazando el aire cálido y húmedo por aire más frío y seco.  

 

El dicho  popular “barre el cielo el pampero después de algún aguacero” seguramente está asociado a la situación sinóptica que ocurre luego del pasaje del frente. Detrás de un frente frío (marcado en azul) es común el ingreso de altas presiones, las cuales se asocian con buen tiempo y cielo despejado.


En este mapa vemos una línea azul representando el avance de aire frío, la baja presión asociada al frente frío (B) y la alta presión (A) detrás del frente ubicada sobre el continente.

Algunas veces el Pampero es más que bienvenido, en especial cuando los días muy húmedos estuvieron molestando. En cambio, se convierte en un fastidio cuando sopla con  ráfagas fuertes en una región seca, ya que con su llegada levanta grandes cantidades de polvo.

 

¿Qué otros dichos sobre el Pampero conocés?