Entre muchas anécdotas y recuerdos pasó el 2° conversatorio “Con Vos En El Tiempo” | Servicio Meteorologico Nacional.

Entre muchas anécdotas y recuerdos pasó el 2° conversatorio “Con Vos En El Tiempo”

El martes 21 de junio, Noemí Troche, Sabrina Juárez, Verónica Soto y Carlos “el chino” Benítez nos deleitaron con decenas de anécdotas y vivencias en su paso por el continente blanco. También respondieron las dudas de los oyentes y nos contaron datos y curiosidades.  


Si hay algo que quedó claro luego de este conversatorio, es que todo aquel que viaja a la Antártida adquiere una familia nueva. La adversidad, la convivencia en los pabellones y el trabajo en equipo hacen que aquellos completos extraños con los que comenzaron esta aventura se transformen en lo que más se extraña a la vuelta. Y eso quedó plasmado en la emoción de Verónica Soto al reencontrarse virtualmente en esta charla con Sabrina Juárez.  

Vero es observadora meteorológica, vive en Paso de los Libres (Corrientes), y realizó una campaña antártica en Orcadas, donde Sabrina realizaba sus funciones en el área de geomagnetismo. Recordaron como fue su paso por la base, y dejaron bien en claro que lo que no extrañan para nada es la comida, que consistía en alimentos deshidratados y nada de frutas y verduras. “Ahí conocí el huevo en polvo”, dijo Vero en referencia. 

Los oradores también remarcaron lo peligroso que puede ser el cambio de las condiciones meteorológicas en Antártida y que hay estrictos protocolos que indican el tiempo de exposición a la intemperie que pueden tener las personas según las temperaturas del exterior. “En solo unos pocos minutos las extremidades pueden entumecerse y congelarse”, dijo Noemí Troche, que al momento de este conversatorio se encontraba en la base Marambio. 

Por su parte, Carlos Benítez contó su experiencia como el primer pronosticador que tuvo ese continente y la relación estrecha que había entre los habitantes de todas las bases internacionales. “Comencé a ir a Marambio en el año ‘84, pero anterior a eso hice varios cruces como pronosticador de a bordo y me dediqué al vuelo antártico desde principios del ‘67, cuando todavía volaba el DC 3 y la base Matienzo”, recordó. 

Además, los participantes respondieron a las dudas y las consultas que realizaba la audiencia, que fueron de las más variadas. Algunas estaban referidas a los fenómenos meteorológicos antárticos, como temperaturas extremas y auroras, pero otras se orientaban a los estudios y las evaluaciones necesarias para ser parte de una campaña antártica. 

Para muchos de los que estábamos presentes en este conversatorio, el encuentro mostró una cara desconocida de cómo es vivir en uno de los lugares más extremos del planeta. Y si querés volver a escuchar todas estas maravillosas anécdotas, recordá que éste y los otros conversatorios están disponibles en nuestro canal de YouTube