La mujer y la niña en la ciencia, esenciales para el desarrollo | Servicio Meteorologico Nacional.

La mujer y la niña en la ciencia, esenciales para el desarrollo




Desde hace 5 años, cada 11 de febrero celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, buscando reconocer el rol vital que tienen las mujeres y las niñas en el ámbito científico. En esta ocasión, el lema es “inversión para la equidad en la ciencia, la tecnología y la innovación en la era de la digitalización en pos de un desarrollo sostenible”.

Por más de una década, la comunidad internacional dedicó grandes esfuerzos en inspirar e involucrar a las mujeres y las niñas en la ciencia. Sin embargo, la equidad de género aún no se concretó en todos los continentes.

Es en este contexto que en diciembre de 2015, con el objetivo de lograr el acceso y la participación plena y equitativa, la Asamblea General de la Naciones Unidas decidió crear un día internacional. Tanto la ciencia como la igualdad de género, son elementos claves que forman parte de los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. Es por eso que el empoderamiento de las niñas y las mujeres en todo el mundo es más que necesario para alcanzarlos.

Es un hecho que las mujeres representan menos del 30 % de los investigadores a nivel mundial. Un número similar se encuentra al analizar la cantidad mujeres que eligen estudiar carreras relacionadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la matemática (área conocida como STEM, por sus iniciales en inglés).

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés) de 2014, América Latina es la segunda región con mayor participación femenina en la educación superior, con un porcentaje cercano al 45 %. Argentina no es la excepción, ya que el 58 % de quienes estudian una carrera de grado relacionada con las STEM, son mujeres.

Es el quinto aniversario de esta fecha y  el techo de cristal sigue latente. A pesar del aumento significativo de la presencia de mujeres en las carreras consideradas “duras”, los puestos de liderazgo y toma de decisiones de este ámbito suelen contar con mayoría masculina.

Si se analizan datos de 2018 del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), al tomar en cuenta toda la carrera desde que se ingresa como doctorado, se ve que en la primeras etapas son las mujeres quienes predominan. Sin embargo, en las instancias superiores la paridad de género no se cumple.

Para trabajar en el cumplimiento del lema de este año, se establecieron cuatro objetivos claves:

  • Direccionar el nexo entre la economía digital agro-tecnológica e igualdad de género;

  • Asegurar la participación de mujeres y niñas en la ciencia en las Metas de Desarrollo Sostenible 2 (Hambre cero) y 6 (Agua limpia y saneamiento) con el foco en la cultura regional;

  • Abordar la interdependencia de los mercados laborales (tanto regionales como locales) y las limitaciones para las mujeres en la ciencia;

  • Fortalecer el vínculo entre la mujer en la ciencia y la cuarta revolución digital.