Llegó el invierno | Servicio Meteorologico Nacional.

La estación que nos hace notar que llegamos a la mitad del año. El momento de vestirse con gorros, bufandas, guantes y camperas gruesas. El invierno  tiene muchas características maravillosas, aunque no sean reconocidas por sus eternos rivales, los amantes de los días largos y cálidos. Nuestra intención no es apoyar ni a uno ni a otro bando, pero vamos a hablar un poquito de las características que tiene esta estación del año.

Llegó el invierno

La estación que nos hace notar que llegamos a la mitad del año. El momento de vestirse con gorros, bufandas, guantes y camperas gruesas. El invierno  tiene muchas características maravillosas, aunque no sean reconocidas por sus eternos rivales, los amantes de los días largos y cálidos. Nuestra intención no es apoyar ni a uno ni a otro bando, pero vamos a hablar un poquito de las características que tiene esta estación del año.


La estación que nos hace notar que llegamos a la mitad del año. El momento de vestirse con gorros, bufandas, guantes y camperas gruesas. El invierno  tiene muchas características maravillosas , aunque no sean reconocidas por sus eternos rivales, los amantes de los días largos y cálidos. Nuestra intención no es apoyar ni a uno ni a otro bando, pero vamos a hablar un poquito de las características que tiene esta estación del año.

 

¿CUÁNDO COMIENZA?


Popularmente, el invierno en el hemisferio sur comienza el 21 de junio pero astronómicamente esto no siempre es así. El solsticio de invierno es el que le da comienzo. En ese instante, los rayos del sol ingresan perpendicularmente al trópico de cáncer, el punto más al norte en el que estos rayos inciden de forma perpendicular a la superficie.



Este año, el invierno astronómico tiene su inicio el 21 de junio a las 7:07h de nuestro país, y finaliza el 22 de septiembre a las 22:54h, cuando sucede el equinoccio que dará inicio a la primavera. Es decir que este invierno durará 93 días.

 

EL INVIERNO EN DATOS    
 

  • La noche más larga, o el día más corto según cómo se quiera ver. Desde diciembre la cantidad de horas con luz diurna se reduce diariamente hasta el 21 de junio aproximadamente, y desde esta fecha los días se alargan nuevamente, un ciclo que ocurre todos los años. El tiempo que recibimos radiación depende del lugar - o la latitud- en la que nos encontremos. Cuánto más al sur de Argentina estemos, más corto será el día. En Jujuy, el 21 de junio tendrá solo 10:38h de luz solar, mientras que en Buenos Aires, serán en total 9:49h. Y si nos vamos a Ushuaia, allí casi no tendrán pocas horas de sol, porque el día va a durar solo 7 horas con 12 minutos.

 

  • Finaliza con el equinoccio de primavera, momento en que los rayos solares inciden equidistantes de ambos polos. La consecuencia de esto, es que esa fecha el día y la noche tienen la misma duración

 

  • Entre el 20 y el 23 de junio ocurre el solsticio, pero todos los años cambia de fecha y hora, debido a que el período orbital de la tierra no es exacto, sino que tarda 365,24 días en dar una vuelta completa al Sol. Este desfase se ajusta gracias a los años bisiestos, así el solsticio puede iniciarse los días cercanos al 21.

 

  • El sol se encuentra en el punto más bajo en el cielo el día del solsticio. Los rayos solares alcanzan perpendicularmente el trópico de cáncer (23,5°de latitud del hemisferio norte). Esta posición del sol hace que el polo sur se sumerja en una noche de casi 180 días, conocida como “noche polar”.  

 

 

  • ¿Si la noche es más larga, entonces hace más frío? Tendría sentido pensar que como  la noche es más larga, las temperaturas tienen más tiempo para descender y serán más bajas, pero esto no es así. Las temperaturas más bajas se alcanzan un mes después, cuando los días son más largos. Esto se debe a que la superficie terrestre no recibe la energía suficiente para igualar la pérdida de calor en los primeros días del invierno y la temperatura continúa descendiendo. Por eso, el mes más frío del año climatológicamente es julio.   

 

  • ¿Este invierno va a nevar? Es una pregunta frecuente que nos hacen todos los inviernos. Se tienen que dar varias coincidencias para que se origine este fenómeno: una importante irrupción de aire frío, temperaturas muy bajas en toda la columna de la atmósfera, mucha humedad, formación de cristales de hielo en las nubes y precipitaciones. En algunos lugares de Argentina, es común que estas condiciones se den frecuentemente, pero en otros lugares la probabilidad de que se produzcan al mismo tiempo y en el mismo lugar es casi nula. En nuestro país solo hay dos provincias en las que nunca hubo reportes de nevadas: Chaco y Formosa.