Nueva temporada de huracanes | Servicio Meteorologico Nacional.

Como cada año, a mitad de mayo las costas del océano Pacífico se preparan para la temporada de poderosas tormentas. Huracán, ciclón o tifón son distintos nombres para un mismo fenómeno, que los meteorólogos llamamos “ciclones tropicales”. Este término se usa para referirse a un sistema de tormentas organizadas que se desplazan alrededor de un centro de baja presión, y producen vientos destructivos y lluvias torrenciales.

 

Nueva temporada de huracanes

Como cada año, a mitad de mayo las costas del océano Pacífico se preparan para la temporada de poderosas tormentas. Huracán, ciclón o tifón son distintos nombres para un mismo fenómeno, que los meteorólogos llamamos “ciclones tropicales”. Este término se usa para referirse a un sistema de tormentas organizadas que se desplazan alrededor de un centro de baja presión, y producen vientos destructivos y lluvias torrenciales.

 


Como cada año, a mitad de mayo las costas del océano Pacífico se preparan para la temporada de poderosas tormentas. Huracán, ciclón o tifón son distintos nombres para un mismo fenómeno, que los meteorólogos llamamos “ciclones tropicales”. Este término se usa para referirse a un sistema de tormentas organizadas que se desplazan alrededor de un centro de baja presión, y producen vientos destructivos y lluvias torrenciales.

 

Se distinguen de otras tormentas ciclónicas, como por ejemplo, los ciclones extratropicales típicos de nuestro país, principalmente por el mecanismo de calor que las alimenta.

 

Los huracanes se forman gracias a la temperatura elevada de los océanos tropicales, mientras que los ciclones extratropicales están vinculados a los frentes y a las grandes diferencias de temperaturas.

 

A pesar de no ser un fenómeno frecuente en nuestro país, estas increíbles tormentas no dejan de ser sorprendentes. Por eso, hoy te vamos a contar algunas curiosidades sobre ellas:

 

  • En el Atlántico se conocen como huracanes, en gran parte del Pacífico como tifones,  en las Islas Filipinas y China como baguíos, en Australia como willy-willies y en el Índico como ciclo­nes. Todos indican el mismo fenómeno, pero las costumbres locales les dan distintos nombres.

 

  • La temporada de huracanes en el Atlántico comienza el 1 de junio, mientras que en el Pacífico se inicia el 15 de mayo. Ambas finalizan el 30 de noviembre. En una escala mundial, mayo es el mes menos activo, mientras que el más activo es septiembre.

 

  • El término "tropical" se refiere tanto al origen geográfico de estos sistemas, que se forman casi exclusivamente en las regiones marítimas tropicales del planeta. El término "ciclón" se refiere a la naturaleza ciclónica de las tormentas, con una rotación en el sentido contrario al de las agujas del reloj en el hemisferio norte y en el sentido de las agujas del reloj en el hemisferio sur.

 

  • Los valores de  presión que hay en el  centro de los ciclones tropicales están entre las más bajas registradas en la superficie terrestre al nivel del mar

 

  • Algunos ciclones cuentan con un “ojo” bien definido. El ojo es un área con circulación de aire descendente que generalmente se encuentra en el centro de las tormentas. Es circular y su diámetro puede variar de unos pocos metros a ciento de kilómetros.

 

  • La pared del ojo es una banda alrededor del ojo donde los vientos alcanzan las mayores velocidades, las nubes poseen mayor altura y la precipitación es más intensa. El daño más grave debido a fuertes vientos ocurre mientras la pared del ojo de un huracán pasa sobre tierra

 

  • El océano Pacífico Noroeste es la zona más activa. China, Filipinas, Japón y Taiwan son frecuentemente afectados por Tifones. Cada año se forman una media de 80 ciclones tropicales en todo el mundo

 

  • Los ciclones tropicales generalmente pierden intensidad al ingresar a tierra o al desplazarse sobre aguas más frías ya que no encuentran la energía que necesitan para retroalimentarse brindada por el agua cálida.

 

  • Se clasifican de acuerdo a la intensidad de sus vientos, mediante la escala de huracanes de Saffir-Simpson. Basándose en esta escala, los huracanes Categoría 1 serían los más débiles y los Categoría 5 los más fuertes.

 

  • A las tormentas del Atlántico se les otorgan nombres masculinos y femeninos alternativamente y en orden alfabético.

 

  • La primera tormenta de un año impar recibe nombre femenino, mientras que la primera de un año par, masculino. Se preparan con antelación seis listas de nombres y cada una se utiliza cada seis años.

 

  • Los nombres de las tormentas pueden ser retirados tras la petición de los países afectados si han causado daños extensivo, y deciden un nombre de reemplazo del mismo género, y si es posible, de la misma etnia que el nombre que se retira.

 

  • Si se completa la lista,  el resto de tormentas son nombradas usando las letras del Alfabeto Griego: la vigésimo segunda tormenta es llamada "Alfa", la vigésimo tercera, "Beta", y así sucesivamente. Esto solo ocurrió en el año 2005

 

  • Catarina fue el nombre que se le dió al único huracán que se formó en el hemisferio sur. Ocurrió en marzo del 2004 y golpeó las costas del sur de Brasil. Sus vientos fueron estimados en 160 km/h, convirtiéndolo en una tormenta de Categoría 2 en la Escala de Saffir-Simpson.