Pronóstico climático marzo-abril-mayo | Servicio Meteorologico Nacional.

Pronóstico climático marzo-abril-mayo

Durante este verano las lluvias no dieron tregua. Ya sea por los excesos o por la falta de ella, las precipitaciones marcaron el tema de conversación de los argentinos. A nivel nacional se destacaron dos polos opuestos durante este verano. El norte argentino fue (y es) castigado por continuas lluvias que han dejado anegamientos y desbordes de ríos con algunos records puntuales. En el centro y noreste argentino la situación es muy diferente. Las lluvias no llegan. El verano transcurrió con pocas precipitaciones y lluvias muy por debajo a lo esperado para esta época del año, tal como anunciamos en los pronósticos climáticos anteriores.


Durante este verano las lluvias no dieron tregua. Ya sea por los excesos o por la falta de ella, las precipitaciones marcaron el tema de conversación de los argentinos.

 

A nivel nacional se destacaron dos polos opuestos durante este verano. El norte argentino fue (y es) castigado por continuas lluvias que han dejado anegamientos y desbordes de ríos con algunos records puntuales.

 

En el centro y noreste argentino la situación es muy diferente. Las lluvias no llegan. El verano transcurrió con pocas precipitaciones y lluvias muy por debajo a lo esperado para esta época del año, tal como anunciamos en los pronósticos climáticos anteriores.

 

Analizando las temperaturas en el Pacífico Ecuatorial, todavía se observan condiciones frías consistentes con un evento “La Niña” de débil intensidad. La circulación atmosférica global todavía se comporta de acuerdo a esta fase del ENOS, pero según los pronósticos de su evolución durante el trimestre marzo-abril-mayo (MAM) se prevé que pase a la fase neutral.

 

¿Qué se espera para el trimestre marzo-abril-mayo?

 

Sobre la base del análisis de las previsiones numéricas de los principales modelos globales de simulación del clima y de modelos estadísticos nacionales, sumado al análisis de la evolución de las condiciones oceánicas y atmosféricas, se prevén las siguientes probabilidades para cada categoría:

   

PRECIPITACIÓN: mayor probabilidad de ocurrencia de precipitación inferior a la normal sobre las provincias del Litoral, región de Cuyo, centro y norte de la Patagonia; normal o inferior a la normal sobre Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santiago del Estero, oeste de Santa Fe, Chaco y Formosa; normal o superior a la normal sobre el sur de Patagonia; superior a la normal sobre las provincias del noroeste Argentino (NOA).

 

TEMPERATURA MEDIA: mayor probabilidad de ocurrencia de temperatura superior a la normal sobre las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Patagonia; normal sobre el NOA y las provincias de Formosa, Chaco, norte de Santa Fe, Corrientes y Misiones.

 

En los mapas, el color sombreado indica el porcentaje de probabilidad asignado a la categoría que presenta mayor probabilidad de ocurrencia. Los valores expresados en cada área indican las chances de ocurrencia discriminados en categorías superior (SN), normal (N) e inferior (IN) a lo normal.

 

El pronóstico NO indica valores de la variable pronosticada ni su variabilidad a lo largo del trimestre. Se debe tener en cuenta que las previsiones climáticas se refieren a condiciones medias durante el periodo analizado y no contemplan aquellas singularidades de los eventos de escala intra-estacional, como por ejemplo intensidad de sistemas frontales, olas de calor o de frío, bloqueos atmosféricos u otros condicionantes del “tiempo” que producen aumento o disminución de la precipitación y la temperatura, todos ellos de corta duración. Para ello se recomienda seguir el pronóstico diario y la perspectiva semanal.