Récords antárticos y cambio climático | Servicio Meteorologico Nacional.

Récords antárticos y cambio climático










El jueves 6 de febrero de 2020, la Base Esperanza registró un nuevo récord histórico de temperatura máxima. El termómetro alcanzó los 18,4°C alrededor de las 12 horas (la marca de 18,3 fue el registro horario, en tanto que 18,4 fue la máxima absoluta del día), superando el récord anterior de 17,5 °C del 24 de marzo de 2015. Esta base antártica tiene registros de temperatura desde 1961, y el del jueves fue el valor más alto de temperatura jamás registrado en toda esa serie de datos. 

Grafico 1: Evolución de las temperaturas horarias de Base Marambio y Base Esperanza

El aire cálido también se sintió en la Base Marambio, que se encuentra en la península antártica a unos 100 km al sur de Esperanza. Allí, la estación meteorológica del Servicio Meteorológico Nacional alcanzó los 15,8°C cerca de las 15 horas del jueves, lo que representa un nuevo récord de temperatura para el mes de febrero. En este caso, fue récord mensual y no histórico, ya que Marambio cuenta con un máximo de temperatura absoluta de 17,4 °C el 23 de marzo de 2015.

 

Otro dato realmente destacado, es que el domingo 9 de febrero se dio una situación meteorológica similar a la del jueves 6, pero en este caso tuvo mayor efecto sobre el este de la península.  La Base Marambio volvió a experimentar un ascenso atípico de temperatura en el que alcanzó los 15,5°C, quedando a sólo 0,3 grados por debajo del récord del jueves, mientras que el calentamiento no fue tan notorio en Esperanza (Gráfico 2). 

 

Alcanzar estos valores de temperaturas es algo atípico, alcanzarlos dos veces en menos de una semana lo vuelve algo extraordinario. Pero quizás debamos acostumbrarnos a los récords de temperaturas en febrero, ya que al analizar el comportamiento de los máximos  valores de temperaturas de ese mes, se ve una clara tendencia a que sean cada vez más elevados. 

Grafico 2: comparativa de las temperaturas horarias del domingo 9 en las Bases Marambio y Esperanza.

 

Por supuesto que todos estos valores son realmente atípicos para esa región del planeta y están muy lejos de las temperaturas normales estadísticas, que en Base Marambio rondan 1°C de temperatura máxima y los -4°C de temperatura mínima en febrero.  

Las causas

Estas temperaturas extremadamente elevadas fueron resultado de una combinación de varios factores que se conjugaron para reforzar el calentamiento del aire. Durante el jueves se desplazó un sistema de alta presión al sur de la Patagonia Argentina (ver figura 1) que produjo el ingreso de aire templado a la península antártica junto con condiciones de subsidencia, que reforzó todavía más el efecto de secamiento y calentamiento del aire al descender hacia la superficie. Aunque todas estas condiciones ya aseguraban una jornada de temperaturas elevadas (ver figura 2) en ese sector antártico, aún no eran suficiente para tener las temperaturas récord. La orografía jugó un papel clave. 

Figura 1: Viento (nudos) y líneas de corriente en 500 hPa. 

 

 

Figura 2: Temperatura (°C) y líneas de corriente en 850 hPa

El patrón de circulación de viento era favorable para que interactúe con las elevaciones del terreno que se encuentran al oeste de las Bases Esperanza y Marambio. Esto permitió que se origine un calentamiento topográfico en la región, conocido como “efecto zonda” o “efecto fohen”, que aumentó aún más la temperatura del aire e hizo posible temperaturas entre los 15 y 18°C.

 

Cambio Climático y Antártida 

El calentamiento global es un hecho y ya es de 1 °C con respecto a los niveles preindustriales. Se debe a las emisiones de gases de efecto invernadero producto de actividades humanas, principalmente a la quema de combustibles fósiles. Es un fenómeno que conlleva graves consecuencias para todos los ecosistemas y comunidades humanas. 

La Antártida es fría, ventosa y seca; posee un tamaño de 14 millones de kilómetros cuadrados y alberga el 90% del hielo del planeta. Su superficie cambia constantemente y tiene nexos con casi todos los océanos del mundo, por lo que predecir el cambio climático en la Antártida es todo un reto, y es fundamental para entender qué puede pasar en el resto del planeta.  

En la serie de datos de la península  antártica se están observando cambios en la temperatura del aire. Tanto la estación Base Esperanza como Base Marambio vienen experimentando aumentos de temperatura a lo largo de las últimas décadas (Gráfico 3 y 4). Sin embargo, estas evidencias son de menor magnitud que en la zona ártica, en donde se registraron incrementos de más del doble del promedio mundial.   

Si bien se desarrollaron condiciones sinópticas particulares que favorecieron las altas temperaturas observadas,  la ocurrencia de estos extremos también se enmarca en un contexto de cambio climático ya observado, en la región antártica.

 

Gráfico 3 y 4: Temperaturas medias anuales para la estación Base Esperanza (arriba) y Base Marambio (abajo) desde 1981 hasta el presente

 

El calentamiento global está ocasionando el derretimiento de los mantos de hielo de la Antártida y Groenlandia, y una consecuente subida del nivel medio del mar. En las últimas décadas, el crecimiento del nivel del mar también se aceleró debido al deshielo de los glaciares y a la expansión térmica del agua por las altas temperaturas.

La subida del nivel del mar acarrea graves consecuencias. Produce una mayor frecuencia e intensidad de fenómenos extremos costeros, como las inundaciones, que tienen lugar, por ejemplo, durante las mareas altas y tormentas fuertes. Esto aumenta la exposición de numerosas islas y ciudades adyacentes a la costa, que deben emplear estrategias de adaptación y mitigación para minimizar los daños y pérdidas. La disminución del hielo del manto de la Antártida, por su parte, genera cambios en los ecosistemas propios de esa región.

Todo esto evidencia la necesidad de una reducción urgente de las emisiones de gases de efecto invernadero para reducir la magnitud de los cambios en la criósfera, las zonas congeladas del mundo, y en todo el sistema climático en general. 

 

Evaluación del récord

El próximo paso es que un comité de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) verifique si el valor de temperatura registrado en la Base Esperanza  es realmente un nuevo récord para el continente antártico. La verificación de este registro de temperatura máxima es importante porque ayuda a construir un registro de los cambios, o no, en el clima. 

 

La OMM considera en Antártida tres regiones distintas, cada una con sus récords. 

  • -La región antártica que incluye toda la tierra y mar desde los 60°de latitud hasta el Polo Sur. El récord pertenece a al registro tomado en Estación de Investigación Signy (Reino Unido) que fue de 19,8°C el 30 de enero de 1982.

  • -La región antártica que incluye tierra firme e islas adyacentes. Es la parte más cercana al continente y el récord pertenece a la Base Esperanza (Argentina), de 17.5°C registrado el 24 de marzo de 2015. De confirmarse el valor del jueves 6, reemplazará al de esta categoría. 

  • - La región antártica perteneciente a la meseta, es decir, toda la superficie por encima de los 2500 msnm. El récord es de -7°C  el 28 de diciembre de 1989.

 

Elaboraron este informe:

Mercedes Poggi

Alejandro Godoy

Luciano Vidal

Ernesto Petino Zappala

Cindy Fernandez