Notas sobre el hielo | Servicio Meteorologico Nacional.

Notas sobre el hielo

Nada como la experiencia en primera persona para conocer de cerca los detalles de la enorme aventura que implica una campaña antártica y sus etapas. En esta nota, te acercamos algunos apuntes de viaje de uno de los representantes del SMN en la última campaña, que lo llevó a muchas de las estaciones más importantes del continente blanco.

Autor: Federico Verstraeten



Primera etapa (17 de diciembre de 2022 - 17 de enero de 2023) 

Preparados, listos, a bordo
Espera, nervios, desorden, hisopado, caras nuevas, casa nueva (flotante), nuevos hábitos y colchón incómodo, pero ¡felices a bordo hacia la aventura!

 

Campeones, también en campaña
Es el primer día de navegación. Fondeados en el Río de La Plata a la altura de Ensenada, esperamos a que se venga a “amadrinar” el barco que nos cargará de toneladas de combustible necesarios para el viaje.
A las 11:15 hablan por parlante y nos dan el aviso del almuerzo, pero acompañado por las palabras del comandante: “A partir de este momento está habilitado el uso de la remera de la selección argentina de fútbol para toda la dotación”. Cada piso del barco se viste de celeste y blanco, en cada camareta y en cada comedor se reúnen las personas para presenciar la primera experiencia futbolera en plena campaña. Lo que sigue: nervios, pasión, miedos, alegrías, festejos por todo el buque después de los penales a puro bombo y trompeta en la cubierta de vuelo.

 

Primeros hielos
Cruzamos el paralelo 60º del hemisferio sur y llegamos al área antártica. Aparecen los primeros hielos en el horizonte. Son las 22, a plena luz del día, y un témpano salvaje aparece.

 
Geomagnetismo
Como el inspector de geomagnetismo dio positivo de COVID antes a zarpar desde Buenos Aires, durante el primer mes de la campaña debí asistir al técnico de geomagnetismo, por lo que me convertí en el “asistente del asistente” en el momento en que pisé suelo antártico. 
Es que además de actividades referidas a la meteorología, el SMN realiza mediciones del campo magnético terrestre. La estación Orcadas es un sitio de referencia histórica, con más de 100 años de mediciones. 
¿Cómo realizamos la medición? En un sitio despejado y previamente analizado, ensamblamos el magnetómetro de precisión protónica. Dejamos el instrumento midiendo unas ocho horas y más tarde regresamos a desarmar y descargar los datos para posterior procesamiento.

Contra viento y marea
El primer día del año 2023 bajamos a la estación Esperanza a reparar un instrumento meteorológico. Nos dimos cuenta de que nos llevaría varias horas, así que preguntamos si nos dejaban quedarnos hasta el día siguiente. Trabajamos hasta las 4 de la mañana y paramos a descansar. Fui hacia la escuela, me acosté y no hice más que dormir cinco minutos que me despiertan avisando que debíamos abordar el bote que nos llevaría de regreso al buque porque las condiciones meteorológicas se estaban complicando. Así que me visto con toda la ropa antiexposición al frío (que me hace sentir un cazafantasmas o astronauta) y salgo a caminar bajo un temporal de nieve.
Llegamos al muelle, subimos a la EDPV (Embarcación de Desembarco de Personas y Vehículos). A partir de ese momento todo se empieza a complicar. El mar cada vez más revuelto, las olas cada vez más grandes, vientos fuertes que te escupen nieve en la cara y el pobre barquito que avanza como puede.
Entonces pienso: ¡nos caemos al agua! Y me digo: bueno, muero acá en la Antártida, es casi épico. ¡Pero no! El barquito perfila el rumbo, arranca a toda máquina y en una maniobra de película abordamos rápidamente al buque.
¡Pedazo de aventura! Son pasadas las 6 cuando llego a mi camarote. Con la adrenalina a mil, finalmente puedo descansar, con una anécdota épica imposible de olvidar.

 

Volando alto
Las aventuras no sólo van por agua sino también por aire. El 8 de enero llegamos a Marambio, la principal estación científica y militar permanente de Argentina y una de las principales de toda la Antártida. Para llegar a la base, ubicada en la isla Seymour sobre una meseta a unos 200 metros sobre el nivel del mar, se debe acceder vía aérea. Preparados, listos, ¡ya! Con toda la emoción, llega el momento de volar por primera vez en helicóptero.
Allí nos quedamos trabajando todo el equipo de la campaña de verano durante cuatro días. Tenemos tiempo de conocer lugares e instalaciones, y presenciamos la llegada del famoso avión de transporte táctico Hércules C-130, nave insignia de la Fuerza Aérea Argentina. Lo que sorprende es escuchar un avión sobrevolar un lugar donde el único ruido que existe es del viento, las olas y los glaciares que se resquebrajan. 

 

Con el agua hasta las rodillas
El 12 de enero arribamos a la estación Carlini con un estado del tiempo muy lejos de considerarse bueno. Alrededor de las 14:15 descendimos y, a poco de soltar amarras, comenzó a ingresar agua por proa y en cuestión de segundos ya nos llegaba hasta las rodillas. La gente gritaba: “¡Está entrando agua, nos hundimos!”
En un instante, y con una maniobra que no sabría explicar, el timonel logró evitar que nos hundiéramos más, pero pasó una ola grande y los rollings, tanques de combustible utilizados para transportar el Gas Oil Antártico, se movieron. El barco se inclinó, el agua salió, la gente sobre rollings cayó. Ya se veía la costa, el barquito ya no tenía tanta agua dentro, pero faltaba lo último: llegar a tierra firme.
Logramos tocar costa y con un puente de perfiles de aluminio nos bajaron. Todo empapado y con los dedos de los pies congelados, nos dirigimos a un refugio para calentarnos, porque la ropa podrá ser impermeable pero no sumergible.

Rolling: tanque de combustible con forma de pelota utilizado para transportar el Gas Oil Antártico (GOA) desde el buque a las bases, cada uno pesa alrededor de una tonelada.

 

Segunda etapa (29 de enero - 17 de marzo)
Hacia Belgrano II
Durante estos nueve días desde que partimos de Ushuaia, navegamos por el canal de Beagle para salir hacia el Océano Atlántico. Atravesamos el pasaje de Drake (muy tranquilo, por cierto) e hicimos nuestra primera parada el 1° de febrero en Orcadas. Luego de diez horas de trabajo zarpamos nuevamente hasta el destino principal de esta etapa, la estación Belgrano II.
Fauna y glaciares
Primero visitamos una bella isla (Laurie, una de las islas Orcadas del Sur), donde abundan lobos marinos, focas y pingüinos de todo tipo. También hay oferta de glaciares.

 

Llegamos a la estación Belgrano II
Es el lugar más austral al que logré llegar. Recorrimos la cueva de hielo, que se usa como depósito y frigorífico natural de la base. En invierno, durante la noche polar, se pueden alcanzar temperaturas de -40 °C o aún menores y aquí es donde se observan las auroras australes.
Fútbol sobre hielo
El jueves 9 de febrero abandonamos la estación Belgrano II rumbo a nuevas aventuras. Esperamos el helicóptero, o bondi volador. Y de regreso al buque descendimos a explorar a pie el mar congelado.
El sábado 11 convocaron a toda la dotación del barco a bajar al mar congelado, todos con gorras distintivas. Seguimos los contornos armados sobre el hielo con sogas y estacas: así armamos las tres estrellas. Un dron empezó a sobrevolar e hizo tomas aéreas que luego se viralizaron por todo internet. Un ratito después se armó un “picadito”, el partido de fútbol más austral del mundo y sobre el mar congelado, repleto de resbalones y caídas.

 

Provisiones
Seguimos navegando hasta los refugios próximos a Marambio, donde se realizan estudios científicos durante el verano del hemisferio sur. Allí el rompehielos, apoyado por helicópteros de la Fuerza Aérea, aprovisiona a los refugios de equipamiento, materiales y víveres, entre otras cosas.

 

En la boca de un volcán
Llegamos a isla Decepción, donde hay una estación temporal para realizar estudios vulcanológicos y sísmicos durante el verano. A una de sus entradas la llaman “los fuelles de Neptuno”. Literalmente, estábamos sobre la boca de un volcán subacuático activo.
Misión sanitaria
Cuando estábamos a pocos kilómetros de ingresar al canal de Beagle, el buque ARA Almirante Irízar fue asignado en una misión sanitaria. Debimos desviar nuestro rumbo para encontrarnos con otro buque y asistir a un tripulante herido seriamente en uno de sus miembros inferiores. Después de tres días de navegación entre ida y vuelta, y por medio de una maniobra aérea, llegamos para asistir y llevarlo a Ushuaia.

 

Tercera etapa (28 de marzo - 26 de abril)
De nuevo hacia el hielo
¡Volvemos al continente blanco! El 29 de marzo por la mañana iniciamos la tercera y última etapa de la campaña. Navegamos por quinta vez el pasaje de Drake y arrancamos haciendo una rápida recorrida por las estaciones ya conocidas: Petrel, Esperanza, Marambio.
Completado este viaje, se fijó curso a la misión principal de la tercera etapa. Cruzando el mar de la Flota (o estrecho de Bransfield) y luego el de Bellingshausen, llegamos a la estación San Martín.

 

Base San Martín
Históricamente, en esta estación estaba el perro polar argentino, una raza creada y adaptada para las condiciones antárticas y que acompañaba las expediciones del Ejército Argentino.
Allí, para abastecerse de agua dulce deben picar bloques de hielo de glaciares o témpanos cercanos, al igual que en Belgrano II.
También se puede tomar sol, especialmente en los meses que no oscurece, con gafas, protector solar y frazada, obviamente.
Parada técnica
Luego de cuatro días de operar en la estación San Martín, emprendimos el regreso hacia Petrel y Carlini, aunque antes hubo una pequeña parada técnica. Visitamos bahía Paraíso, un sitio que queda en la costa oeste de la península antártica y donde se encuentra la estación Brown, una base temporal que alberga personal científico durante el verano. Allí, integrantes de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) realizaron un relevamiento y cierre hasta la próxima temporada, y durante esas horas operando allí recibimos una visita inesperada.

 

Ballenas jorobadas
Dos ballenas jorobadas aparecieron para saludar a la tripulación. Durante toda la mañana y parte de la tarde se pasearon por todos los rincones de la bahía, curioseando, dando giros, vocalizando, moviéndose a la par con una precisión casi coreográfica, regalándonos su gracia para que las recordemos por siempre. La naturaleza es sabia en todos sus ámbitos, reconocerla, valorarla y entenderla es parte de nuestro deber como humanos para protegerla.

Volver
Noticia de último momento: en unas semanas estaremos en Buenos Aires. Terminó la aventura, volvemos a casa. Pero antes de regresar al continente americano, bajamos por última vez a la Antártida, en la estación Carlini.
Y después de cerrar la última misión, de caminar entre hielos eternos, de respirar el aire más puro, de apreciar paisajes oníricos, de descubrir este mundo antiguo, llegó el momento de volver. El final, el último vistazo. ¡Hasta la próxima, Antártida!
 



INFORMACIÓN ÚTIL