Seguir aprendiendo, siempre | Servicio Meteorologico Nacional.

Seguir aprendiendo, siempre



¿Cómo se forman profesionales y técnicos de la meteorología? En nuestro SMN, la capacitación también tiene su historia y su recorrido. En esta nota, andamos los caminos de quienes, día a día, apuestan a seguir instruyéndose y del área que lo hace posible.

Autor: Teresa Ibarzabal y Donangelo




Un poco de historia
Si de capacitación hablamos, nuestro trayecto comienza en 1966, cuando la Organización Meteorológica Mundial (OMM) creó su primer Centro Regional de Formación (CRF) en Buenos Aires, para el ámbito de Sudamérica, formado por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Con una cobertura que se extiende a todos los países de habla hispana de la región, el departamento de capacitación del SMN fue designado como responsable de la formación para esta misma zona. Este centro se encarga de la preparación, organización y supervisión de cursos, talleres, pasantías, seminarios y conferencias.

Todo se trata de objetivos
El propósito de nuestro CRF es el de la formación relacionada con la meteorología de nivel inicial e intermedio, según la clasificación más actual de la OMM. Es para este fin que dictamos los distintos cursos, talleres, seminarios, pasantías, conferencias y muchas otras actividades, siempre pensadas para potenciar la formación y actualización de los conocimientos de profesionales y técnicos en meteorología de los países de la región. Históricamente, se desarrollaron cursos semipresenciales de mayor extensión, como el de observador y el de inspector, avalados por la OMM.

Nuevos rumbos online
Inicialmente, antes de la llegada de internet, el curso de observador meteorológico de superficie se dictaba por correspondencia. Al estudiante se le entregaban libros con una típica portada amarilla, con los que se guiaba en el proceso de aprendizaje, que completaba con las prácticas en la estación meteorológica más cercana, en cualquier parte del país.

Pero a partir del 2008, para lograr un grupo de trabajo entre el centro de capacitación y las estaciones meteorológicas, implementamos la comunicación online y por correo electrónico con el resto de las estaciones que no tenían acceso fluido a internet. Este cambio nos dio la posibilidad de crecer en muchos sentidos:​


- Pudimos sumar mayor presencia de observadores y observadoras en todo el país, ya que las estaciones que colaboraban con el Centro eran alrededor de 70, más de la mitad del total.
- Logramos homogeneizar la capacitación, porque al no tener una coordinación, cada una implementaba su propia forma de instrucción y corríamos el riesgo de tener diferentes conceptos sobre un mismo tema. La práctica de la observación, como sabemos, debe basarse en una metodología estándar para evitar así diferencias que no sean atribuibles únicamente a la fluctuación de la variable. En el pasado se han detectado diferentes metodologías entre observadores, incluso entre quienes estaban asignados a una misma estación meteorológica.
- Pudimos dar lugar a la consulta permanente de dudas, lo que nos permitió minimizar errores.
Establecimos la coordinación entre estudiantes y estaciones meteorológicas, y llevamos adelante un seguimiento de asistencia y desenvolvimiento.

Más recursos en la web y las redes
Con el auge de las redes sociales, en 2009 incorporamos la herramienta de Facebook, que fortaleció la interacción entre CRF, estación meteorológica y estudiantes. También permitió el intercambio de material, imágenes, fotos de fenómenos, nubes, y una comunicación a nivel país con quienes participaban.

En 2010 sumamos el software Skype como nuevo recurso para conversar con estudiantes y poder explicar algunos temas más complejos. Esta incorporación les facilitó la tarea que realizaron como corolario del curso: las monografías de 35 estaciones meteorológicas con directivas precisas para ser incorporadas al historial de cada una de ellas. El trabajo incluyó información que se remontó hasta la creación de la estación, consultando medios de comunicación, fotos del campo de observación y del personal actual y las características del instrumental. En los diferentes procesos del curso, actualizamos los manuales y logramos un formato digital para poder cambiar la dinámica de dictado.

Con esta nueva metodología se recibieron más de cien estudiantes por cohorte, y de todo el país. Y no solo eso: ese primer grupo de Facebook, llamado Observador Meteorológico, que era únicamente para esos cien estudiantes, actualmente está abierto al público y constituye una gran comunidad de más de 9 mil integrantes.

Formación de inspectores meteorológicos
Anteriormente hablamos de los cursos más extensos, entre ellos el de inspector meteorológico. El primero de esta clase se dictó en Argentina en 1946. Se trataba de un año de encuentros presenciales y, en su mayoría, los participantes eran del área metropolitana de Buenos Aires. Desde el año 1946 hasta el año 2004, egresaron 42 inspectores; de ese total, fueron 32 quienes realizaron la versión de dos años.

En 2018, la última camada de inspectores marcó un hito en la capacitación del SMN. Fue un curso diseñado con un contenido de 22 módulos y un trabajo final en grupo. Al ser virtual, logramos cubrir 28 unidades meteorológicas a lo largo y ancho del país. Así fue cómo, a mediados del 2020 y luego de 23 años, el SMN sumó al historial 39 inspectores. Este año comenzamos con la segunda edición del curso, con un total de 25 participantes, y una nueva estrategia de formación continua: así, modificamos la periodicidad de dictado, con el objetivo de cubrir las provincias restantes.

Capacitar para la Antártida
Otra de las capacitaciones que fue creciendo en la historia del SMN es la que está dirigida al personal antártico: observadores y observadoras meteorológicos que se anotan para cumplir campañas de verano o anuales en las seis estaciones. Inicialmente, se ofrecía una capacitación de dos días y luego, con las mismas herramientas que en el curso de observador, se consiguió realizar comunicaciones con las diferentes estaciones. Así, en el continente blanco los integrantes podrían interactuar con sus futuros reemplazos. La capacitación antártica tiene una gran importancia en el proceso de preselección, en el que impartimos diferentes contenidos aplicados a las disciplinas que conforman las tareas del SMN.

Actualmente, el contenido del curso pre-antártico abarca temas como geomagnetismo, historia antártica, climatología, la operatividad de los cruces con el Hércules C130 y la interacción del observador y el pronosticador en la logística. También se abordan otros tópicos, como la inspección en el buque Almirante Irízar, el instrumental que se utiliza en las mediciones y su mantenimiento, estaciones automáticas, la actividad en el pabellón científico, la observación meteorológica, su codificado y su transmisión.

La llegada de Moodle
En 2012 implementamos la plataforma Moodle, herramienta que actualmente se utiliza para impartir las capacitaciones. De esa manera, aumentamos la oferta de cursos a distancia, aplicados a todas las especialidades técnicas del SMN, y ampliamos la oferta a otras regiones.

Actualmente, el Centro Regional de Formación dicta el curso de observaciones meteorológicas en dicha plataforma. También hay una variada propuesta de cursos para personal de servicios meteorológicos e hidrológicos de países de habla hispana. Además, realizamos la capacitación continua para pronosticadores, meteorólogos, climatólogos y profesionales afines. Porque nada más importante en el área de la meteorología que seguir aprendiendo, siempre.