Cargando…

Estado del Sistema de Alerta Temprana por Olas de Calor y Salud (SAT-OCS)

Fecha de emisión: dd/mm/aa hh:00hs - Vigencia 24hs.

Efecto sobre la salud :
No Aplica
Sin Efecto
Leve Moderado
Moderado Alto
Alto Extremo

Cargando...





A nivel global, existen evidencias contundentes de los riesgos a la salud frente al exceso de calor o temperaturas muy elevadas. El SAT-OCS anticipa a la población acerca de situaciones meteorológicas extremas y sus posibles efectos en la salud y mortalidad. El objetivo es que tanto la población como los organismos de protección civil puedan tomar las medidas de prevención, mitigación y de respuesta adecuadas a cada nivel de alerta.

Este Sistema se basa en los resultados del proyecto de investigación “Mortalidad por olas de calor en el semestre cálido 2013-2014 en las regiones del centro y norte de la República Argentina. Estudio ecológico”, realizado por un equipo interdisciplinario conformado por profesionales de las ciencias de la salud, de las ciencias sociales y de las ciencias de la atmósfera, entre los cuales se contó con integrantes de Ministerio de Salud de la Nación y del Servicio Meteorológico Nacional. En esta investigación se analizaron y caracterizaron los efectos de las olas de calor del semestre cálido (octubre a marzo) 2013-2014 sobre la mortalidad en la región centro-norte de la Argentina, evidenciando un aumento significativo de la mortalidad bajo ola de calor.

Una ola de calor se define como un período en el cual las temperaturas máximas y mínimas igualan o superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, ciertos umbrales que dependen de cada localidad.

Esos umbrales se establecen en base al denominado Percentil 90 (P90), que también puede verse como la temperatura por encima de la cual uno se encuentra dentro del 10% de temperaturas más altas para ese lugar, acorde al registro histórico cada localidad. Superado ese umbral, se considera que una temperatura es extrema.

VERDE: Sin efecto sobre la salud
Sin peligro sobre la salud de la población.
AMARILLO: Efecto leve-moderado
Pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo: bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos.
NARANJA: Efecto moderado-alto
Pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo.
ROJO: Efecto alto-extremo
Muy peligrosas. Pueden afectar a todas las personas saludables.


Fuente: Ministerio de Salud de la Nación.
Más información en http://www.msal.gob.ar/salud-y-desastres/index.php/informacion-para-ciudadanos/cuidados-de-la-salud/ola-de-calor

Los umbrales para determinar la ocurrencia de una ola de calor (ver arriba definición) se establecen en base al denominado Percentil 90 (P90). Este número, que resulta de la estadística de cada localidad, representa el umbral sobre el cual se considera que una temperatura es extrema.

En el nuevo Sistema de Alerta Temprana por Olas de Calor y Salud, el percentil 90 está calculado para cada localidad, a partir de los datos diarios durante los meses de octubre a marzo, del período 1961-2010. Pero además, el sistema incorpora también otros Percentiles, que denotan eventos más extremos aún. Ellos son el Percentil 95 (P95) y el 99 (P99) y son los que se utilizan para completar el sistema y definir el pase o nó de un nivel de alerta a otro.

El Sistema de Alerta temprana por Olas de Calor y Salud ha sido desarrollado para funcionar de manera automatizada. El Sistema incluye distintas condiciones que involucran las temperaturas registradas en días anteriores y los pronósticos para los siguientes días. En base a esta información el sistema emite los niveles de alerta correspondientes a cada localidad.

El SAT-OCS es producto del análisis conjunto de impactos en la salud y parámetros meteorológicos. Por esa razón, los cambios en el nivel de alerta responden al comportamiento conjunto de esas variables. En general, el pase de nivel de alerta (verde a amarillo, amarillo a naranja, naranja a rojo) está dominado por dos efectos fundamentales: a) la persistencia de un evento y b) la probabilidad de exceder umbrales más extremos (es decir P95 ó P99).

El estudio interdisciplinario ha revelado que la mayor severidad en términos de impacto (alertas rojas) se asocian, con mayor frecuencia, a la ocurrencia conjunta de persistencia y registros térmicos muy extremos.

El cambio a nivel de alerta rojo también puede contemplar condiciones locales tales como falta de agua u otras, que, combinadas con los criterios meteorológicos mencionados arriba (presencia de una ola de calor y con pronóstico de continuidad en las altas temperaturas) resulten en un cambio a nivel de alerta rojo.

Con la implementación de este nuevo sistema ampliamos la cobertura del país, pasando de 2 localidades (CABA y Rosario) a 57 puntos.

Por las características del fenómeno que se alerta, el sistema no se aplica en la región Patagónica ni en las localidades situadas por encima de los 1500 mt. sobre el nivel del mar.

El círculo blanco sobre un punto en el mapa indica que, por algún inconveniente en la carga o transmisión de los datos, el sistema no ha podido calcular el nivel de alerta correspondiente a ese punto.

El sistema se actualiza todos los días a las 19 hs. ya que considera las temperaturas registradas en el día (hoy), las temperaturas de días pasados, y las temperaturas pronosticadas para los días siguientes. Todos estos datos conforman el Sistema de Alerta Temprana.

Por la mañana solamente se actualizarán los ceses de alerta.

Las recomendaciones son las que indican los organismos de salud. Reseñamos a continuación algunas de ellas y sugerimos remitirse a la información oficial.

http://www.msal.gob.ar/salud-y-desastres/index.php/informacion-para-ciudadanos/cuidados-de-la-salud/ola-de-calor
https://www.argentina.gob.ar/salud/glosario/golpedecalor

Para evitar los efectos del intenso calor se recomienda:

  • Aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada.
  • No exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas).
  • Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Evitar comidas muy abundantes;
  • Ingerir verduras y frutas.
  • Reducir la actividad física.
  • Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.
  • Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.
  • Recordar que no existe un tratamiento farmacológico contra el Golpe de Calor y sólo los métodos clásicos, citados arriba, pueden prevenirlo y contrarrestarlo.
  • Ante dolor de cabeza; vértigos; náuseas; confusión; convulsiones y pérdida de conciencia; piel enrojecida, caliente y seca; respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados), se deberá actuar de la siguiente manera:
    • Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta.
    • Intentar refrescarlo, mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.

Por consultas o comentarios, podés contactarnos en smn@smn.gov.ar